Crónica ronda 5 – Equipo A – Lliga catalana

LLIGA CATALANA d’ESCACS
Domingo 16 de febrero
Categoría Preferente Barcelona, Grupo IV
RONDA 5. TORREBLANCA A 7 – LA LIRA B 3

Ni la victoria balsámica del Torreblanca frente a La Lira B ha conseguido que las aguas retornen a su cauce. El capitán Darias sigue siendo cuestionado por parte de su equipo, que ahora acusa al tinerfeño de descuidar labores del club por la promoción de su libro. De hecho, esta crónica sale mientras los jóvenes se van de copas casi a las puertas de la Ronda 6 por esa causa. Y menos mal que salió bien el plan B a lo Zidane de alinear a varios jugadores del Torreblanca B con el fin de repartir minutos entre toda la plantilla, que si no, la cabeza del delegado hacía tiempo que ya habría rodado.

La Lira B estaba compuesto por jugadores muy conocidos. Josep Garcia i Riera (cuyo hijo además ha participado en el libro “La Fiesta del Puzzle”, ya que es organizador del Concurso de Puzzles de Pineda de Mar), Eleuterio Daimiel, Pere Massanet (que recuerdo hace muchos años me pilló la dama en otro Por Equipos), Raúl Gilabert (con el que hice unas tablas accidentadas y algo polémicas en el Open AjedrezND de 2012)…un conjunto de jugadores experimentados y con muchos movimientos a sus espaldas. Sin embargo, la victoria del Torreblanca puede considerarse como justa, ya que nunca tuvimos apuros en el match. Empezó Montoya solicitando tablas a García i Riera, y tras algunas jugadas más, las concedió. Por lo visto llevan seis partidas jugadas y seis empates, y se conocen desde hace cincuenta años. Padrós y Julià ganaban convincentemente sus partidas, y Manel recuperaba sensaciones de la primera ronda sumando un esperanzador y casi definitivo 3,5 a 0,5 en el marcador. Poco después, Elena hacía tablas con Raúl Gilabert, que había llegado media hora tarde – no sabemos si por la media maratón de Barcelona, más efectiva que algunos piquetes de los CDR; o por despiste con la almohada –. Con 4 a 1 se necesitaba un punto para certificar sumar, y parecía factible. La única posición complicada era la de Luengo, con un peón de menos en una posición de dama y dos torres, pero estaba contrarrestada con una victoria casi segura de Eduard Calbet, que tenía dos peones de ventaja en un final de torre y caballo, otra posición superior de Félix Montero. Eduardo Pérez llevaba un final muy complicado de defender contra Eleuterio Daimiel, y yo, tras haber jugado de manera muy arriesgada un medio juego lleno de amenazas tácticas veladas, me encontré con un Da4 muy fino que me obligaba a consumir casi todo el tiempo para decidir que bien valía la pena perder un peón por conservar la pareja de alfiles.

Entonces ganó inesperadamente Luengo por una red de mate, seguido por las tablas de Félix, lo que colocó el 5,5 a 1,5 en el marcador y la victoria. Eduard en posición ganadora, por evitar el continuo de su rival, se dejó torre limpia y tuvo que abandonar. Yo conseguí reducir la posición a un final de dos torres por bando con peón de ventaja para el rival, y cuando ya las tablas parecían seguras, me dejé una estúpida red de mate por auténtica mala suerte. Y Eduardo firmaba tablas tras haber ido a remolque por una triple repetición del rival.

El Domingo que viene tocará ir al club Barcelona a visitar a muchos conocidos. No sabemos si la teoría de los vasos comunicantes nos permitirá ver a insignes como Ismael Molano o Iván Cano, pero si es así, nos alegraremos porque ellos ponen la salsa en el ajedrez. Se acerca la recta final del Por Equipos, y hay que conseguir puntos como sea. Por ahora, estamos cumpliendo dignamente, con 2 de 5 y teniendo el equipo con menos Elo de todo el grupo.

Alejandro Darias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas Relacionadas