LLiga 2022 – Ronda 5 Torreblanca A

Crónica de Alejandro Darias Mateos

TORREBLANCA 3 – SANT BOI B 5

El Torreblanca es un club que en gran número de matches va al límite, coqueteando con un resultado de 1X2 que en muchas ocasiones, más de lo que diría la pura estadística, se decantan a nuestro favor. Hoy volvió a darse una de esas situaciones en las que todo parecía ponerse en contra y con las que ya hemos batallado muchas veces, es decir, ponernos 2 a 4 y abajo y necesitar dos victorias para empatar el match y llevarnos otro medio punto al zurrón. ¿Y cómo se llegó a esta situación?

El match en sí fue una auténtica montaña rusa en la que cualquier valoración de partida cambiaba en pocas jugadas. Julià, después de dos rondas pinchando en hueso, conseguía el punto entero frente a Renato Alquezar (padre del conocido madridista Marc Alquézar, muy activo en las redes) en un final de damas que, por mucho que mire la posición final, no sé dónde estaba la ventaja decisiva a favor del de Sant Ildefons. Claro que que yo no vea las ventajas decisivas no es un dato relevante, porque mi capacidad de análisis en la actualidad se asemeja a la de una sardina en lata. El siguiente en acabar fui yo, con una propuesta de tablas ofrecida por mi contrincante Joan Bastida tras haber llegado a un final de dos torres y cinco peones contra dama y cinco peones. Repasé todas las seis partidas restantes y llegué a la conclusión de que un 4,5 a 3,5 era factible con las posiciones existentes. Éste es el mini-informe que trabajé mentalmente en unos 7 minutos que agoté de mi tiempo:

Partida Luis Belles – Miquel Castells: Posición incierta, con pocas piezas menores y la artillería mayor, de 1X2. 0,5 PUNTOS de expected score.

Partida Albert Padrós – Josep Maria Jordan: Final de torres de tablas, salvo cagada gigantesca de alguno de los jugadores. 0,5 PUNTOS de expected score.

Partida Daniel Montoya – Pau Pueyo: Posición perdida para nuestro veterano jugador por pérdida de material decisivo, salvo milagro. 0 PUNTOS de expected score.

Partida Jorge Muñoz – Carlos Alberto Funes: Posición ventajosa para nuestro jugador, que además en estas situaciones se desenvuelve muy bien. Quizás los apuros de tiempo lastren, pero no del todo. 1 PUNTO de expected score.

Partida José Ramón Aymerich – Ramón Ros: Posición con dos peones de ventaja para nuestro jugador, con fuerte ataque. 1 PUNTO de expected score.

Partida Javier Luengo – Sebastian Altemir. Partida igualada, pero aún hay mucho que jugar pero no se aprecian debilidades en uno y otro bando.

Con todo esto, deduje un marcador final de 5 a 3 a nuestro favor y acepté las tablas propuestas por mi rival en la jugada 29, aunque tras posteriores recomendaciones de Daniel Montoya y de un antiguo compañero del club la UGA, Jordi Peleato, me di cuenta de que era posible seguir sin riesgos. Sin embargo, en mi descargo está el bajo estado de forma y que recordaba la sexta partida del match entre Carlsen y Nepomiatchi, con un final algo similar, que el noruego solamente ganó después de más de 120 jugadas. Demasiado desgaste para lo que estaba preparado. Además, ir sumando siempre es bueno en un match de Por Equipos.

Poco después de firmar las tablas, ratificaba Montoya la derrota con lo que se colocaba un 2 a 2 en el marcador. Pero resulta que a partir de aquí, mis análisis del match se fueron al garete, porque las dos partidas que probablemente iban a ganarse, se perdieron. Sendos líos tácticos aderezados por los apuros de tiempo colocaron con amenazas de mate y de coronación a los nuestros, y las dos inesperadas derrotas supusieron que se tendrían que ganar las dos partidas restantes para empatar el match. Y a todas éstas, la partida de Javier Luengo que aparecía sin peligro, había también dado vuelco a posición casi perdedora con una calidad de menos, así que pese a que Luis López apretaba de lo lindo a Miquel Castells con calidad de más, el match se perdería.

Pero en estos momentos salió a relucir el espíritu de las remontadas y Javier encontró un recurso de doble ataque (mate o ganancia de torre), que giró totalmente la tortilla. 3 a 4 y si Luis López en el primer tablero vencía a Miquel Castells, que recordemos es un Maestro Catalán que ha colaborado en Jaque, Peón de Rey y en incontables publicaciones, aparte de haber entrevistado a Kasparov o Kortchnoi, nos guardábamos un medio puntito muy rico vital para seguir con tranquilidad nuestra andadura en la Liga Catalana en un grupo tan igualado.El caso es que a Luis, en el momento clave de la partida, con posición casi ganadora en un final de damas y peones, se le olvidó el reloj y perdió por tiempo.

Ciertamente un final inesperado que culminó un match apasionante, de los que hacen afición por todas las alternativas. Nada más acabar, pude hablar con mi antiguo compañero uguero Miquel Castells y preguntarle sobre el libro que ha escrito de ajedrez “100 tresors dels escacs”, un libro de divulgación, como me explicó él, que está a la venta en EDAMI y en Amazon, entre otros sitios. También con el capitán del equipo contrario, Josep Maria Jordan, árbitro por cierto de los Campeonatos de Edades del Baix Llobregat en los que participó con éxito mi hijo pequeño Óscar.

Muchas felicidades al Sant Boi B por la victoria y cuando se pierde así, dándolo todo, no hay nada de lo que arrepentirse.

lliga-catalana-escacs-ronda-5

Sexta ronda, recibimos en casa al Ateneu Barcelonés y espero que pueda volver a ver a mis amigos Sergi Ibáñez y Alejandro Gisbert, excompañeros de la UGA y ahora espadas de los de la Calle Canuda. ¡Suerte que no conocen mi teléfono actual porque ya estarían calentando el match desde hoy domingo!

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas Relacionadas