Crónica ronda 1 – Equipo A – Lliga catalana

LLIGA CATALANA D’ESCACSDomingo 19 de enero de 2020Categoría Preferente Grupo IVTORREBLANCA 7,5 – SANT ANDREU “C” 2,5

De nuevo toca madrugar los domingos por la mañana. Como dice el gran Puyol del Foment, el Mourinho del ajedrez, David Palau, “me levanto más temprano para ir a jugar al ajedrez que para trabajar”. En mi caso, como no recuerdo cuándo fue la última vez que me desperté más tarde de las 9:00, así que el ir a jugar por la mañana a este fascinante artilugio inventado en Oriente es una rutina comparable a la de ir a hacer una visita profesional o llamar a un moroso para darle los buenos días.

Ya comenté en otro post que el objetivo del Torreblanca, cuyo primer equipo ascendió en la temporada 2018 a Preferente, es permanecer en la categoría, como patitos feos que somos de la misma por nuestro engañosamente reducido Elo en comparación a bloques más poderosos. Pero, como ya señaló el ínclito Torondell el año pasado cuando inclinó el rey ante nuestra primer tablero Elena Casset, “Sois más flojos que los demás y os las arregláis para ganar. No lo entiendo.” Sin embargo, una cosa es coger a los rivales por sorpresa con un bloque compacto, y otra que te esperen. Este año desde luego la sorpresa no podía existir. El segundo salto de paracaídas es el que acojona de verdad. Por ello, fue tan importante empezar con victoria ante el Sant Andreu “C”, que presentó una alineación bastante más asequible de lo que cabía esperar por orden de fuerzas. La clave la dio la alineación de su primer equipo la víspera en su enfrentamiento en División de Honor, que fue con sólo la mitad de sus titulares y corrió la lista cinco puestos más abajo, todo un mundo. 

Imagen: Club d’Escacs Torreblanca de l’Hospitalet

Poco voy a poder narrar del match en sí porque fui el último en acabar la partida – afortunadamente con todo resuelto -, pero más allá del 7,5 a 2,5 que reflejó el marcador, destaco el gran ambiente que había en la sala del Centro Cívico Sant Josep, gracias a los dos nuevos equipos de Tercera Categoría que, llenos de los niños de la escuela del club, alegraban la mañana. El Torreblanca ha pasado a tener de 4 licencias en 2014 a 31 en la actualidad, la mitad de niños. Aquí está el futuro, entre ellos, el de mis dos hijos, que con 9 y 6 años, ya están jugando los Campeonatos Comarcales del Baix Llobregat, toda una nueva experiencia para mí, ir de acompañante a los torneos. De los mayores, nada fuera de lo común: Elena Casset, otra victoria, desde que está en el club ha perdido UNA partida en el Por Equipos y por forzar, y ya son cuatro años. Albert Tahl Padrós, el Mago de la ZBE, lo habitual también, su rival le sacrifica la calidad por ataque, pero sucumbe en la orilla. Otro puntito. Nuestro carismático Julià, que habrá jugado 15492 partidas en el Por Equipos pero el Sábado anterior no se acordaba cuándo comenzaba la ronda. Eso le valió una tarjeta amarilla en el WhatsApp del Equipo A. 
“Si no he llegado, juega por mí 1. Tal, 2. Cual, 3. Pallá 4. Y Pacá, haga lo que haga mi rival, y cuando llegue, sigo la partida”, insistía. Eduardo Pérez, sacando otra vez petróleo de finales tablíferos con un olvido del reloj de su rival, el gran Daniel Montoya, solidísimo con sus aperturas clásicas inexpugnables, Jorge Muñoz, Javier Luengo y Manel Santolaria repartiendo estopa por abajo para asegurar. Solamente el debutante Roberto de la Fuente tenía que inclinar el rey, horas después de que en su planilla escribiese que su club era el Peón Doblado. Por ahora se libra de la sanción que ya conoce por vías internas del club, pero a la próxima, no habrá piedad. En mi caso, tuve mucha suerte en mi partida. Tras abrir una posición cerrada teniendo serios apuros de tiempo, y con el fin de desestabilizar a mi rival – que había demostrado no estar seguro de saltar a la yugular anteriormente -, me vi a dos jugadas de la rendición. Mi contrincante tenía que ver un Tf7 que taponaba el acceso de mi dama a la casilla g6. Pronto esa casilla iba a ser ocupada por su dama, y a recibir mate en g7. Si comía la torre de f7 con el caballo apostado en d6, caía mi dama por un jaque de calzones con coronación bonus. El caso es que durante cinco jugadas mi rival escogió consolidar la posición, pero se dejó una clavada de dama mortal, obsesionado por defender su peón central de d4. Afortunado atraco.
También hubo un gran despliegue informático por parte del presidente Páez, que tras numerosas peticiones de dimisión por no haber conseguido el fichaje de Muñoz Pantoja y por haber gastado una inocentada al que escribe estas líneas con el fichaje estrella de Alfonso Ivanchuk Gisbert, daba un golpe de efecto con un tremendo seguimiento de los resultados de cada uno de los ajedrecistas del club. La próxima jornada toca visitar el Club de Escacs Mollet y enfrentarse a su segundo equipo. Un bloque muy sólido y compacto, uno de los cocos de la categoría. Bueno, en verdad, la categoría tiene más cocos que la Isla del Coral del Rodolfo Trotamundos de Ballantyne.
Alejandro Darias. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas Relacionadas